martes, 22 de mayo de 2012

Niños Índigo, niños Cristal y muchos mas... niños de luz


En el planeta Tierra, la vibración del planeta en sí como de los seres que lo habitan, en promedio siempre fue elevándose, y a medida que la vibración se eleva, se necesitan distintas energías, seres que traigan distintas vibraciones para ayudar a que se siga en esta evolución tanto planetaria como de la humanidad. Por tal motivo, siempre desde el comienzo de la vida en el planeta, fueron encarnando seres que traían la energía necesaria para producir un cambio, para dar un impulso a la humanidad y al planeta. Algunos de esos seres ya estaban en la Tierra antes y llegaban a una elevación que les permitía en la próxima encarnación traer una nueva energía, y otros venían por primera vez con esa nueva energía.
En la actualidad en la Tierra existen varios tipos de personas, varias clases de seres con distintas misiones. Como la energía en la Tierra está cambiando continuamente, también están cambiando las misiones y la energía necesaria para llevarlas a cabo. La diferencia en esta época es que parte de la humanidad aunque no sea portadora de esta vibración, es conciente de estas nuevas oleadas de energía, la pueden sentir, la reconocen. Desde hace ya varios años, en el planeta empezaron a encarnar seres con distintas energías y evolución, seres que la humanidad comenzó a llamar como “los nuevos niños”. Muchos de esos seres ya no son niños, y ciertamente estuvieron encarnando seres con esas energías desde mucho antes que se los empezara a reconocer masivamente.
Los más conocidos y que mayor difusión tienen son los índigos y luego los cristal.
Esto no es por casualidad, ya que las misiones de estos seres se focalizan en las personas, se basan en ayudar a cambiar y a elevar las energías y vibraciones de la humanidad a nivel consciente en las personas, en un marco que no pueden pasar desapercibidos y que al ser tan distintos con lo que se consideraba una energía o comportamiento “normal” en las personas, pasaron a ser el centro de atención.
Si bien cada persona, cada ser tiene una misión única, dentro de cada grupo de seres hay una similitud y una coherencia en las misiones que vinieron a desarrollar, básicamente porque el trabajo en conjunto tiene un efecto mucho más importante e impactante que si lo hacen solos.
La principal característica de la misión de los seres índigos, es cambiar el paradigma de civilización y patrón de pensamiento y acción que tenía la humanidad. Como es comprensible, si alguien quiere cambiar algo, va a ser visto como rebelde o como revolucionario, y por la naturaleza de lo que tenían que cambiar los índigos, éstos prácticamente tuvieron que romper muchos esquemas y actuar a contramano de lo que la mayoría consideraba normal o correcto hasta entonces. De esta forma, la energía que traen los índigos es de confrontación, de cuestionamiento, de fuerza, de “rompedores de esquemas”, de rebeldía, y todas las demás características que se hicieron populares con estos seres. La misión de estas almas es de romper el cascarón en el que la sociedad los puso desde el momento en que nacieron, desbalancear las estructuras de pensamiento y sembrar las dudas sobre la realidad como se conocía hasta el momento, de manera de empezar a derrumbar las estructuras de la humanidad. Estos seres cumplen su misión aunque en algunos casos no sean concientes de ello, simplemente porque no soportan vivir de una manera distinta a la que sienten, sienten que algo está mal y quieren cambiarlo.
Luego del primer impacto de los índigo hubo un tiempo de respiro, un breve tiempo en que la humanidad pudo respirar y tratar de asimilar lo que los índigos trajeron y empezar a aceptarlo.
Los seres cristal y los seres de energía cristal, por otro lado, vinieron en un número significativo después de que los índigos ya habían plantado la semilla de su misión y se estaban desarrollando. Y la característica y misión de los seres cristal es muy diferente, son seres más delicados, más observadores, más pacificadores, creadores en lugar de destructores, marcan un camino por el cual ayudan a la humanidad; y ciertamente no podían empezar su misión si los índigos no hubiesen hecho su parte primero. Al no ser de naturaleza conflictiva, los cristal no hubiesen podido hacer su misión si la humanidad estuviese aferrada fuertemente a las estructuras que debilitaron considerablemente los índigos. Así que en cierta forma, los cristal están tomando a la civilización creando nuevas formas y enseñándole a la humanidad cómo vivir, cómo ser, con una nueva energía, con más armonía, cómo empezar de nuevo después de la ruptura de los índigos, cómo vivir a partir del amor, cómo guiarse con el corazón.
Hasta acá es algo que mucha gente conoce y que muchos escribieron. Pero los nuevos seres, seres de la nueva era o seres de la nueva energía no se limitan a Índigos o Cristal, hay muchos otros tipos de seres, muchas otras energías, muchas otras misiones, que al no enfocarse en la parte visible de la humanidad, no llaman tanto la atención y no se los conoce tan ampliamente como a los que nombre anteriormente. También por no ser tan conocidos otros grupos de seres, es que se intenta incluir a muchos de los seres que traen estas nuevas energías en índigo o cristal, y aunque comparten algunas características, no se sienten completamente identificados y esto les produce cierta duda en sí mismos.
Hubo seres que prepararon un poco el camino a los índigos, seres que prepararon a los padres de los índigos para que éstos tuvieran el apoyo necesario, o el entrenamiento necesario (con quienes se pudieran empezar a rebelar, a sacar a flote su misión, sus energías). Hay seres que están después de los índigos y antes de los cristal, que recogen lo que rompieron los índigos y preparan el escenario para la misión de los cristal. Hay seres que ayudan a orientarse las personas que fueron despertadas por los índigos y en medio de ese abrir de ojos, cuando no saben bien qué creer o qué seguir, ellos les dan un apoyo y les enseñan a buscar en su corazón su guía interna. Hay y habrá seres después de los cristal, que una vez marcado el rumbo puedan tomar el timón y ayudar a que la nueva era llegue a todas las personas.
También hay seres que en lugar de trabajar con las personas trabajan con los animales, o con la naturaleza, hay seres que sirven de disparadores para misiones de índigos o cristal, que les dan el empujón necesario para que éstos empiecen a recordar, a caminar su camino concientemente.
Lo que puedo contar más en detalle es de uno de esos otros grupos, al cual pertenezco. Si bien gran parte del trabajo que vinimos a hacer es centrado en La Tierra, la parte de nuestra misión que consiste en colaborar con la evolución de la humanidad no se basa en una acción en un cierto espacio de tiempo o rango de energías como hacen los índigos o cristal, sino que sería algo paralelo a ambos y también durante el espacio entre estos grupos. La mayoría de los seres con quienes comparto esta misión, estuvimos desde hace mucho tiempo en La Tierra, siempre cambiando la energía (no con una vibración o energía particular como ocurre con los índigo o cristal) y siendo el apoyo y soporte de los grupos que trabajan más directamente con la gente.
Parte de mi misión es brindar lo que necesitan esos grupos para poder realizar su misión. Facilitarles el trabajo. Por ejemplo con los índigo, dándoles apoyo, dándoles fuerzas, dándoles respuestas, energía, calmándolos, ayudando a que crean en sí mismos, ayudando a que encuentren en su interior una guía para esa rebeldía, esa explosión. Con los cristal, siendo un puente con la gente que aún está guiándose por las estructuras mentales, limpiando las energías que los rodean, protegiéndolos, acercando vibracionalmente la gente a su mensaje (es más fácil y productivo elevar la vibración de alguien dispuesto a recibir un mensaje de luz, que quién envía el mensaje baje su vibración para llegar al destinatario), etc. Y así fue con los diferentes grupos de seres que tuvieron una misión puntual en La Tierra, una misión que diera un empujón en la evolución de la humanidad. Tengo muchos recuerdos de haber estado en contacto (en esta y otras vidas) con los seres que están en esta misión en primer plano para con las personas, y estar abierto e interactuando a nivel energético y espiritual con ellos, pero no con el resto de las personas, simplemente porque no era mi deber.
Es por esto, por estar haciendo esto desde hace muchísimo tiempo que hay una diferencia entre los de mi misión con muchos de los índigos y cristal. Cuando hablaba con algunos índigo o cristal, o leía sobre sus experiencias, había algo que me llamaba la atención y era que decían cómo se habían dado cuenta que eran índigo o cristal, que tenían una misión o empezaron a despertar, y aunque en muchos casos tenían percepciones, sentían o veían el plano energético, por lo general durante su adolescencia empezaban a recordar o se daban cuenta quiénes eran o que tenían una misión. Desde que tengo memoria estoy despierto, soy empático, hago viajes astrales, sé que tengo una misión; por lo que no entendía y no me sentía identificado con ellos.
Muchos índigos y cristal encarnan en La Tierra desde hace pocas vidas, o incluso ésta encarnación puede ser la primera aquí. Y sea la primera o no, la mayoría antes no tuvo la necesidad de estar tan conscientes como ahora para realizar la misión con todas sus energías. Por esta razón, primero tienen que aprender cómo es aquí el mundo en este momento, entenderlo y luego recordar quiénes son, cuál es su misión y qué es lo que deben cambiar. Para la mayoría, si estuviesen despiertos desde que nacen, les hubiese sido mucho más difícil, ya que la diferencia de este mundo con lo que pueden recordar de donde vienen puede ser muy grande. E incluso al ser de esta forma, al tener un tiempo para aprender cómo es la vibración y experiencia en La Tierra, muchos de estos seres caen en una gran depresión y quieren dejar esta experiencia y volver a su lugar de origen, donde aunque tal vez no recuerden concientemente, eran mucho más felices, y la energía que los rodeaba era muy superior a la que encuentran acá.
Sin embargo, a los índigos esto les sirve para sentir lo que ya no sirve, lo que hay que cambiar. Es lo que los impulsa en su rebeldía, ven la injusticia y la desarmonía y no lo soportan, entonces tratan de derribar lo que está funcionando mal. Y a los cristal, les sirve para sentir hacia donde dirigir la nueva creación, cómo guiarse con el corazón, cómo enseñar con el amor.
Pero como dije anteriormente, los “nuevos niños” no son solo índigo o cristal, sino que hay muchos grupos distintos, que trabajamos en conjunto para ayudar a elevar a la humanidad y al planeta. Cada uno es sagrado, cada uno es un ser de luz, cada uno es importantísimo en este momento. Somos todos niños de amor, somos todos niños de luz.



5 comentarios:

brinquitos dijo...

Ven... En serio, Gracias... Me lo llore de principio a fin... Es muy bello, es empatía pura. Gracias por estar ahí. Yo me siento llena de amor, con un gozo interno que a veces explota en pequeños orgasmos sensoriales de alegría... Desperté hace poco, inicialmente fue grandioso y pensé que a todo el mundo le ocurría ó le ocurriría igual, pero al no sentir ninguna empatía con mi vivencia me he sentido muy sola... De nuevo gracias... Seguiré leyendo y aprendiendo... Aunque estoy consciente que no debo comprender el mundo a través de información, sinembargo me ayuda a llegar a gente como tú... Un abrazo enorme.

German Muhic dijo...

muy buena info dian!, me encanto, espero poder seguir leyendo informacion tuya mas seguido! yo recien estoy empezando a poder recordar cada ves mas! y tambien desperte hace poco :p en abrazooo gigante!

German Muhic dijo...

muy buena info dian!, me encanto, espero poder seguir leyendo informacion tuya mas seguido! yo recien estoy empezando a poder recordar cada ves mas! y tambien desperte hace poco :p en abrazooo gigante!

malena taboada dijo...

quierosaber si de los otros niños que vos hablas tiene relacion con los niños arcoiris y diamnate

Dian El dijo...

Hola Malena, los niños arcoiris y los diamante, son en general posteriores a los cristal y siguen en su misma línea, es decir, los cristal siguieron el trabajo que dejaron los índigos, los arcoiris siguen el trabajo de los cristal, y a su vez los diamante el trabajo de los arcoiris. Si bien hay y están encarnando diamante, la misión principal de los diamante aún no llegó, sino que primero tienen que desarrollarse más.
Los otros niños a los que me refiero, no tienen una definición, un nombre en particular, sino que están en paralelo a los que podría denominarse de rol principal (índigos, cristal, arcoiris, diamante), y son quienes ayudan a su formación, guía y empuje en la dirección correcta, así como preparar el camino y el entorno (vibracionalmente, energéticamente, etc).